COVID-19

Liderazgo corporativo, clave en tiempos de crisis

Las empresas del sector de manufactura se están enfrentando a enormes retos empresariales debido al gran impacto que ha generado el COVID-19 en sus operaciones y rendimiento financiero. Ya no sólo se trata de interrupciones en la cadena de suministro, o de problemas laborales, ni de incidentes operativos, ni choques de demanda, son todos ellos combinados y multiplicados en una misma situación, donde está en juego la seguridad de los empleados y la continuidad del negocio.

Debido a que muchas de las instituciones de las que hemos llegado a depender para obtener orientación e información clara en tiempos de incertidumbre han sido lentas en responder y proporcionar el liderazgo necesario, la industria ha llegado a responder por si sola. La clave ha estado en la respuesta de los líderes corporativos, quienes han reaccionado con rapidez y siendo conscientes de que cada decisión que tomen debe responder en parte a la confianza otorgada por sus empleados. Esta relación de confianza proporciona a los líderes una poderosa plataforma para comprometer a todos las partes de la cadena de suministro a estar conectadas y alineadas tanto en situaciones normales, como en las que se viven en este momento de coyuntura mundial.

El liderazgo en la comunicación es una de las claves más importantes para la operación de una empresa en tiempo de incertidumbre, donde la información es difícil de controlar, la desinformación es omnipresente y las percepciones de las partes interesadas se desarrollan rápidamente. La comunicación clara, directa, frecuente y honesta de los directivos hacia todos sus empleados en este tipo de situaciones es clave para que las decisiones difíciles tengan un impacto controlado y consciente en toda la organización.

Los líderes deben tener en cuenta que este tiempo lleno de retos y de incertidumbre tiene fin, y que la recuperación de sus empresas dependerá de las acciones y decisiones tomadas durante la crisis. Por ejemplo, las empresas manufactureras que se mantuvieron firmes con sus empleados, clientes, socios de la cadena de suministro, comunidades e inversores, incluso si tuvieron que enfrentar algún nivel de dificultades financieras a corto plazo, saldrán fortalecidas la crisis y mantendrán su ventaja competitiva mucho después de que termine.

Una última reflexión personal…

Durante una reunión la semana pasada con uno de nuestros clientes ejecutivos, describí las medidas que estábamos tomando para proteger a nuestros empleados del COVID-19; le compartí algunos ejemplos de cómo estábamos trabajando con nuestros clientes para gestionar los retos que todos estábamos afrontando, y le aseguré que estábamos totalmente preparados para asumir un nuevo y emocionante trabajo con su organización teniendo en cuenta que nuestros equipos trabajan a distancia. También compartí con él que anunciamos ascensos a principios de la semana y lo emocionante que era tener a varios de nuestros empleados, incluidos los miembros del equipo que apoyaba a su organización, dando el siguiente paso en su desarrollo profesional. Su respuesta entusiasta ante esto, y el hecho de que enviara una nota personal de felicitación al equipo me recordaron que no podemos olvidar los buenos tiempos que vienen, a pesar de que actualmente estemos enfrentando grandes desafíos y retos como equipo. Antes de terminar mi jornada de trabajo, compartí este aprendizaje con mi equipo de grandes industrias, felicité a nuestros promovidos y les agradecí a todos ellos por la oportunidad de trabajar juntos para ofrecer resultados tangibles a nuestros clientes e impulsar nuestro negocio, incluso en estos tiempos difíciles.

Related Articles

mayo 11, 2020

¿Cerrar o no cerrar?

marzo 20, 2020

Consideraciones para América Latina.

marzo 13, 2020

¿Cómo tranquilizar a sus empleados en este momento de crisis?

Las 10 preguntas que todo empleador debe responder Las organizaciones mundiales en materia de salud, los gobiernos y los...